17 abril 2009

Fantasía amorosa con (un tema de) el señor Tàrrega Eixea o cómo meter a tres personas en una cama de noventa

Que no. Que de cama nada. Dice el Tàrrega que o él o tú. Ya le he dicho que a él le admiro, pero que a ti te venero. Y que en una cama de noventa, tres personas va a ser complicado.

Ahí le tengo sentado al borde pensando en lo que le he dicho. Creo que no lo ha pillado. Ya sabes que su oído no capta una últimamente.
Es muy sencillo. A él le amo por su música, pero a ti te amo por ser tú. No sé si decírselo tan claro, que lo mismo se me coge un berrinche y es peor el remedio que la enfermedad. Que ya se sabe lo sensibles que son estos músicos. Lo mismo si le digo que le soy infiel, y que a veces le engaño con Turina, Albéniz o Granados, lo va pillando. No sé. Ya veré cómo se lo planteo.

De entrada, y para darle confianza, voy a dejar que el señor Tàrrega Eixea nos interprete el Gran Vals. Seguro que te encanta. Ya sabes, es de esas piezas de uno, dos, tres, cien, trescientos treinta y tres, mil tiempos. Sí, que ya sé que tú bailas lo que yo quiera y al son que sea. Pero no se trata de eso. Más que nada es para que esté entretenido. Que en una cama de noventa malamente vamos a entrar los tres.
¡Y encima también quiere meter la guitarra! Hay que ver qué especiales son estos artistas.

Francisco Tàrrega - Gran Vals
David Russel, guitarra

© Ópera Tres 1991





Y por favor, cariño. Apaga el móvil de una vez. Cada vez aguanto menos esa musiquilla de
Nokia.


Retrato Francisco Tàrrega, Instituto Cervantes de Múnich


9 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Oiga, cruasán, ¿cómo que no entran tres y una guitarra en una cama de 90? Es cuestión de ubicarse bien. Le pueden sobrar 30 centímetros. Un día le diré cómo.
Este buen hombre, Tárrega tiene todo el derecho de entrar en su cama con su guitarra. ¿O es que sólo le va a utilizar usted a él? Déjese querer buen hombre, o buen bollo, que yo que sé qué es lo que es usted.

La composición de Tárrega hace a la guitarra mágica.

Y si ve usted a su compañero de blog, Adanero, no le dé recuerdos de mi parte.

Salud y República

__MARÍA__ dijo...

Cruasan (perdón Monsieur Croissant)
En una cama caben un señor, su guitarra y muchas personas más, siempre que vayan entrando y saliendo con un orden.
Bocaito al cruasan...
Chao

Le Croissant Musicien dijo...

RGAlmazán, un placer verle por aquí. Desde aquella entrada que le dedicamos a su querido Benvenuto en el día de su retirada, no le habíamos visto el pelo por aquí. O tal vez antes. Disculpeme la maldad.
Si es usted capaz de hacer que me sobren 30 centímetros me hará el cruasán más feliz del mundo. Y recuerde, no hay palabras maldichas sino malentendidas.

La guitarra es mi instrumento favorito. Tiene una sonoridad y un encanto especial. A veces pienso que no se le da la importancia que se merece y la música compuesta para ella es muchas veces considerada como música menor. Una pena.

Adanero de compañero nada. Es el chaval que tenemos contratado para que nos tenga esto un poco limpio y en orden.

Quede usted saludado.

María, bienvenida. Aunque yo juraría que nos hemos visto en alguna otra parte ya. Seguramente sea una paramnesia de esas. O dicho más finamente, y teniendo en cuenta la tendencia de esta casa, un déjà vu.
Veo que es usted más coherente que el comentarista que la precede y antepone el orden a cualquier otra cosa. Es usted sabia.

Agradecido por su visita.

Un abrazo.

Freia dijo...

Mon cher croissant:

No es por hacer el comentario tontorrón y fácil pero es que donde caben dos, caben tres que decían en tierra de mi abuelo. Lo de la guitarra va a ser más complicado, pero si se le pone empeño y cariño...
Y lo de la musiquilla del nokia... no sabe hasta qué punto me identifico con Vd. Cada vez que suena en algún sitio, dieciocho personas se echan la mano al bolsillo. Como el señor Tàrrega pudiese cobrar derechos de autor allá donde habite (a lo mejor hasta reside en la cama de Vd.) se forraba.
Un saludo

Le Croissant Musicien dijo...

Es timada Freia, a la guitarra siempre hay que darle todo el cariño del mundo y más.
Ya ve usted. Estos fineses sabrán mucho de tecnología, pero el buen gusto musical va por parte de los españoles. No sabrán hacer teléfonos, pero de guitarras saben un rato. Después de los japoneses, por supuesto.

Un saludo.

Mega dijo...

He escuchado al pobre Tàrrega desde mi portátil (me hallo, por si no lo sabía usted, don Musicién, en los Madriles, y de ahí), pero me parece a mí que suena algo mal (y no creo que de eso tenga la culpa el músico, la verdad). Una tal Gemma me manda un abrazo grandote para Usted. Pues eso. Yo, en cambio un abrazo normal

Mega dijo...

Se me olvidaba: cada vez hace usted mejor letra... ;-P

La Virgen Sobrecogida dijo...

Jejejeje... jefe. No le hagas eso a Tàrrega que siempre fue muy mirado y sensible y, al ser de natural retraído, le va a costar superarlo.
¡Qué más te da! No lo dejes ahí, ¡pobre!, al borde de la cama. Con un poco de buena voluntad y espíritu de sacrificio cabéis tres, la guitarra y Grigory Sokolov y el Steinway & Sons de cola que utiliza en los conciertos, si se tercia. 90 cms. pueden dar mucho de sí si están bien distribuídos.

Le Croissant Musicien dijo...

Mega, algo había escuchado yo de su estancia en los Madriles. Y por lo que veo (leo) usted también ha escuchado algo. Pero de música. Si no puede apreciar bien la musiquilla que acompaña esta entrada no sé preocupe. Dese un paseo por la calle y cuando empiecen a sonar móviles fineses escuchará a la perfeción al señor Tárrega.
La letra es porque me han regalado unos cuadernillos Rubio de caligrafía. Vienen muy bien.

Le da a la tal Gemma dos abrazos y medio. Usted confórmese con el medio que sobra.

Sobrecogida, ahí sigue al borde de la cama. Es de admirar el aguante que tiene el hombre este.

Un abrazo.