10 agosto 2009

Gallarda estival (La canción del verano I)

Comenzamos aquí una serie de entradas con las cuales queremos hacer más participativos a nuestros cientos de lectores. Por decirlo de alguna manera, queremos democratizar las Albóndigas y que los lectores puedan tener un papel más allá del de simples (en todos los sentidos) comentaristas.

Para empezar, y dejándonos llevar por la ola de nulidad mental y estulticia que nos invade en verano, y de la que no es ajena la blogosfera, les proponemos que entre todos busquemos la canción del verano de la música culta.
Sí, lo que oyen. Porque los ricos también lloran, los clásicos también se merecen su gloria veraniega, Sobrecogida no hay más que una y a Genaro lo encontré en la calle. Reconozco que es un reto difícil. No nos consta que hasta el momento nadie haya tenido la desafortunada idea de hacer algo parecido con la música clásica, pero si alguien tiene que hacerlo, esos somos nosotros.
Para ello necesitamos de su colaboración. A lo largo de varias entradas, les iremos obsequiando con temas que por su sonido, ritmo o forma, bien podrían haber sido compuestos por los genios del pentagrama con la sana intención de arrasar en las listas de éxitos y ventas veraniegas. Ustedes simplemente tienen que limitarse a escuchar el tema y puntuarlo. Escúchenlo como quieran, del derecho, del revés, sólo un trozo del principio, con la lavadora centrifugando haciendo todo el ruido del mundo, mientras hacen el amor con su pareja o solos. Como ustedes quieran. Y después pónganle nota del 1 al 10. Queda descartado el cero por cuestiones puramente matemáticas.
Como deferencia por su colaboración, todos los participantes recibirán un obsequio cortesía de Vi Recoger Albóndigas (VRA). Un pequeño detalle exclusivo y personal por el que cualquier lector de VRA sería capaz de matar. Ahí queda la cosa.

Empezamos con un tema de Antonio Valente. Compositor italiano del siglo XVI del que no tenemos ningún dato más. Ni nos interesa.
El tema que les proponemos hoy es Gallarda Napolitana. Tal cual. Está interpretado por un clásico de los éxitos veraniegos, Jordi Savall y su Hespèrion XXI. Ustedes le recordarán porque en veranos anteriores, bajo el nombre de Jordi Dann, popularizó otro tema de Valente. La cantata Mater amantisima che cosa vuole il nero. Pieza revolucionaria en muchos aspectos, pues cambió por completo las formas musicales que hasta el momento eran habituales. Muchos de ustedes aún tendrán en mente la primera estrofa de esta pieza.

Mater amantisima, il nero mi scopre,
vuoi giocare a me.
Dillo a mio pater.
Mater amantisima che cosa vuole il nero.
Mater amantisima che cosa vuole il nero.

Sin duda, uno de los grandes momentos de la música renacentista que marcó un antes y un después. Podemos llegar a decir, aún con riesgo a equivocarnos, que antes de la composición de esa obra fue el antes y que después de su publicación fue el después. Teoría arriesgada donde las haya, pero que comparten la mayoría de los grandes estudiosos del renacimiento y de la obra de Valente.
Pero dejémonos de disquisiciones técnicas, que no van con esta bitácora, y escuchemos ya la pieza de hoy.

Antonio Valente - Gallarda Napolitana
Hespèrion XXI, Jordi Savall

© Alia Vox 2001


Les puedo garantizar que el señor de la foto, viola da gamba incluida, es el mismísimo Jordi Savall. No nos consta que Robert de Niro sepa tañer dicho instrumento.

11 comentarios:

SixTarta dijo...

Antonio Valente: Gallarda Napolitana

RGAlmazán dijo...

Oiga Cruasán la idea me parece buena. También los clasicos tienen su corazoncito. En cuanto a la canción, de hace casi quinientos años, no está nada mal.
Responde al canon de las canciones del verano, es repetitiva de coj... perdón de narices. Y lo que subyuga particularmente es el título.
Et voilá les results del Jurè de Kabila:
Gallarda Napolitana: cinq points
(tres por la canción y dos por el título)

Salud y República

Jose dijo...

Buenas tardes, no sabia que los "cruasanes" escribieran y escucharan tambien musica pero bueno.

Estoy de acuerdo con D. Rafa, el tema es repetitivo y menos mal que dura 4 minutos, a lo mejor con una guitarra electrica, un bajo y una bateria de fondo mejoraria un poco (con perdon por mi herejia). Pero bueno esta pasable, le voy a dar un 6. Espero mi obsequio.

Un saludo.

Le Croissant Musicien dijo...

Six Tarta, gracias por el enlace. Pensé poner el vídeo en vez de la música, pero deseché la idea para que las imágenes no onfluyeran en la opinión sobre la música.

Saludos.


RGAlmazán, me alegra que le guste la idea y la canción. Aunque le parezca repetitiva. El título más que subyugar, despista.
Tomo nota de su nota.

Quede usted saludado.


Jose, bienvenido. Los cruasanes somos auténticas cajas de sorpresas. Ya lo irá usted comprobando.
No sé si guitarras eléctricas, bajos y baterías, pero la música tiene mucho de los sones mejicanos y de ciertos ritmos venezolanos. Vuélvala a escuchar. ¿A que ahora le suena a música de aquellas latitudes? Ve como hay muchas maneras de escuchar y entender la música. Y todas son válidas.
Apunto su seis.

Espero que se deje ver por aquí más a menudo (seguro que aprende algo) y que esta visita no sea debida al reclamo del obsequio. El materialismo nos mata.

Un saludo.

Gemma dijo...

Monsieur, póngale al Savall y a su viola da gamba (me ahorro el chiste) un 7. La pieza, ¿acaso no se repite porque así se compuso: con premeditación y alevosía? ;-P
(Ya ve qué nivelazo tenemos...)
Besos

Le Croissant Musicien dijo...

Gemma, tomo nota de tu nota. Y si se tercia hasta me tomo unas gambas.
Componer con premeditación y alevosía... Mmmmmm... Lo primero supongo que es imprescindible. ¿Pero lo segundo? Habrá compositores alevosos, sin duda. ¿Pero usarán la alevosía a la hora de componer?
Buena pregunta. La suya, claro.

Nunca tengo dudas sobre el nivel de los lectores de esta bitácora. Lo que no diré es a que altura está ese nivel. Ja ji jo.

Besos.

fra miquel dijo...

Pues un poco repetitiva si que es. Pero, no son repetitivas la canciones del verano para que se te pegue la tonadilla?
Aunque a mi no se me ha pegado la musiquilla, como tiene ritmo y se repite le voy a poner un 6.
Es cierto que en aquella época no tenían batería y guitarra eléctrica y todo eso, pero parece que hay por allí una pandereta y algún tipo de tambor (creo), que haría las veces de batería, digo yo!

Un saludo

Le Croissant Musicien dijo...

Fra Miquel, veo que se ha aficionado a esta bitácora. Allá usted.
Pues sí, ser repetitiva es un requisito fundamental para ser una buena canción del verano. Atentos a la siguiente. Repetitiva a más no poder.
Tomo nota de su nota.
Pues sí. Ni batería ni guitarra eléctrica. Ni tan siquiera un saxo alto. Estos del renacimiento eran unos tristes. Si que hay tambor y pandereta, más propios de la música popular que de la "culta". De hecho todos los instrumentos que suenan en la pieza nos acercan más a la música folclórica que a la clásica. Cuando la tenga disponible les ofreceré una pieza del folclore venezolano que se asemeja mucho a esta gallarda. No sé cual fue primero, o el huevo o la gallina. Habrá que investigar.

He visto por su bitácora algo de una cucurbitácea que me interesa mucho. Con más tiempo y calma le haré una visita en condiciones.

Un saludo.

Le Croissant Musicien dijo...

Para cerrar la votación, y esperando que nadie más deje su puntuación a este tema, dejo yo la mía.
Un 8.
Queridos lectores, una de dos. O son ustedes unos rácanos o son muy exigentes con la música. Sea cual sea la razón, doy sus votos por muy válidos y les agradezco su participacion.

Dense por saludados.

Papagena dijo...

¿Se admite votación fuera de horario?
Es que acabo de llegar del Festival de Salzburgo y no aunque longeva, todavía no tengo el don de la ubicuidad.
Yo le daría un 8,5. Me fascina esa pieza.
Un saludo croissant.

Le Croissant Musicien dijo...

Papagena, se admiten votos cuando sea. Además a nuestra enviada especial a Salzburgo no le puedo decir que no.
Tomo nota de tu nota. Decimales incluidos. Te veo con cierta precisión germánica. Ese viaje a hecho efecto. ¿En efecto?

Un saludo Papagena.