18 septiembre 2009

Las cosas claras y el chocolate de Paquito (La canción del verano IV)

Volvemos para rematar este ambicioso, único e inigualable proyecto de la elección de la canción veraniega de la música clásica. Proyecto, no me cansaré de decirlo, que se habría quedado en nada de no ser por su participación. Queridos lectores, he de reconocer que se han portado ustedes y que esto es una muestra clara de que es mejor la calidad que la cantidad. Porque calidad tienen ustedes un rato. Y aguante, todo hay que decirlo. La cantidad ya la pongo yo.

Después de estas lineas para hacerles un poco la rosca, paso a relatarles como ha ido la puntuación del tema anterior. Nada más ni nada menos que un 9,27 es lo que ustedes han considerado que se merecía el amigo Mauricio con su dulce flauta anónima. Me sorprende esta puntuación. Esas 73 décimas que le han faltado al tema para alcanzar el 10 se han debido de extraviar por alguna parte. He estado tentado de hacerme trampas a mí mismo para que esta pieza alcanzase la máxima puntuación, pero mis queridos y sabios lectores no se merecen una actitud tan poco honrosa como esa.
Pensándolo bien, el diez de la perfección no es algo que esté al alcance de cualquiera. Sólo algunos privilegiados podemos saborearlo y deleitarnos con él. Así que consideraremos ese 9,27 como algo excepcional que roza casi el cielo de lo perfecto.

Sin más dilación (y delación) pasamos a la pieza de hoy que será la última de este breve pero intenso concurso blogosférico.
La candidata es todo un "clásico" de los veranos mediterráneos y verbeneros de la piel de toro. El autor, Gustavo Pascual Falcó. Alicantino de Cocentaina injustamente desconocido. Autor de innumerables pasodobles como Bequeteros a ratllar, Tots menos uno, o Himne dels Kabileños (¡quién me lo iba a decir a mí!). Pero si hay una obra que ha hecho inmortal al contestano, es la que hoy les traigo a concurso. Paquito el Chocolatero.
Sí queridos míos. Un pasodoble. Ahí es na'. VRA abandona las supuestas cotas elevadas de la música clásica para caer rendido en los brazos del pasodoble. Habrá entre ustedes quien diga que esta pieza de hoy es más bien música popular y no música culta-clásica. Y lo mismo sí. Pero, ¿quién dijo que lo culto no puede ser popular? ¿Acaso un pasodoble bien hecho y mejor interpretado es menos que un vals pesimamente escrito y peor ejecutado? No hace falta que me respondan. Que lo mismo no me dan la razón y me llevo un berrinche.
El Gallo, mi asesor en momentos de apuro, me dice que sí. Que adelante con los faroles. Y con el chocolate. Que lo de Paquito a él le suena realmente bien. Una vez más le haré caso.
Además el objetivo de este concurso ha sido ofrecer a los lectores música más digerible y ligera de lo que habitualmente suena por aquí. Y esta pieza cumple esas características perfectamente.
Paquito suena a fiesta que anuncia el final del verano (llegó y tú partirás...) A sol que se resiste a perder su poder. A ambiente festivo y festero entre amigos. Y eso ha pretendido ser esta bitácora durante estas semanas. Una fiesta entre amigos para disfrutar de la música.

La ejecución corre a cargo de la Banda Municipal de Valencia. Y suena realmente bien. Alguna orquesta "seria", o con pretensiones de serlo, ya quisiera lograr el nivel y calidad musical que tiene esta banda en la interpretación que hoy les presento.
Desde aquí rompo una lanza a favor de todas esas orquestas y bandas consideradas menores pero que hacen una labor importantísma. Acercan la música a muchísima gente, que de no ser por ellas, no contarían con otro recurso para disfrutar del arte de las musas. Si a esto le sumamos que muchas de esas bandas gozan de una calidad excelente, no se puede pedir más.

Así que que queridos míos, cambien de orejas y de registro. Agárrense a quien tengan al lado y acompañen a Paquito con el "¡Eh! ¡Eh! ¡Eh!" de rigor. Déjense llevar por el ambiente festivo. Sientan en la atmósfera la mezcla de olores a pólvora y churros de caseta de feria. Compartan con sus amigos esa cerveza, vino o calimocho (por qué no) que se están tomando mientras apuran los últimos rayos del sol nacido en el Mediterráneo.
En definitiva, déjense llevar por la fiesta y por la música. Disfruten. Ya vendrán tiempos peores. Y voten. O no. Hagan lo que quieran. Pero prohibido terminantemente estar tristes.

Gustavo Pascual Falcó, Paquito el Chocolatero
Banda Municipal de Valencia


En la foto, Paquito (armado de Valor) metido en faena.

9 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Querido cruasán, ha bajado usted el nivel y me place bastante pues lo ha puesto a mi altura.
Oiga, a mí, qué quiere que le diga, los pasodobles me suenan a toros y éste más. Por ello, que dirían Martes y Trece --pronunciando "por eyo"--, no puedo ser objetivo, y al oírlo no he seguido su consejo de acompañar con el ¡eh!, ¡eh!, sino que lo he hecho con el ¡puff, ¡puff! onomatopeya que quiere decir algo así como:
vaya plasta de canción y ahora sale el torero
Pero oiga no crea que estoy en todo en desacuerdo con usted, lo cual es fácil porque lo pone usted a huevo, y reconozco que las bandas y orquestas populares cumplen una misión que no está lo suficientemente reconocida.
Y ahora, al grano, que ya esta bién de paja, la nota que le doy es el fatídico 4,5. Esa nota que tanto temíamos que nos clavaran y con la que no se salvaban los muebles.
Y hasta la próxima entrada, monada.

Salud y República

Jose dijo...

Al igual que a D. Rafa, los pasodobles me suenan a toros, pero al contrario que a él también, éste menos. Pues si no fuera por la versión "chundodisquetequera" de King Africa de este pasodoble, la musica ésta, anteriormente referida, sería aún más insoportable si cabe de lo que es. Que no quiero decir que me guste o que sea buena la desfachatez del king, sino que por eso no me suena a toros, me suena a "discoteca", que no se sabe qué es peor.
Aún así esta versión mas lenta me ha gustado, y creo que reniega de la tradición del pasodoble "torero". Por ello le voy a dar un 8 y tambien porque la banda Municipal de Valencia devuelve a Paquito el chocolatero (nombre original donde los haya para un pasodoble)la dignidad que King Africa le quitó con su degradante versión.

Le Croissant Musicien dijo...

Querido RGAlmazán, no me lo imagino a usted tan bajo, así que no sé dónde habré puesto el nivel.
No me relacione pasodobles con toros porque se confundirá de lleno. Este no tiene ninguna relación con esa fiesta salvaje que menciona, más con las fiestas de Moros y Cristianos. Que también tienen lo suyo. Todo hay que decirlo.
Tomo nota de su nota. Que si le soy sincero, no me ha sorprendido lo más mínimo.
Y tenga cuidado con los muebles, que están muy caros.

Quede usted saludado.


Jose. Veo que es usted una persona inteligente y que poco a poco va adquiriendo la oreja necesaria. Ya le dije que de esta a usted le convertimos.
King Africa está dentro de ese grupo de ¿artistas? que le hacen un flaco favor a la música en general. Por cierto, no sé si usted sabe que vive en la ciudad del chico que nos cuida ésto y que es socio del Valladolid. ¿A que ahora se explica muchas cosas?
Esa frase de "reniega de la tradición del pasodoble torero" es de crítico especializado. Le felicito. ¿Ha pensado usted alguna vez en dedicarse a la crítica de algo? De lo que sea, es igual.
Anoto su ocho. Que por cierto están bien ricos mojados en chocolate. Como los cruasanes, claro.

Un placer.


Extrañado me he quedado de una cosa. Ustedes, queridos lectores a los que no se les escapa detalle, no han hecho ninguna mención a la foto del amigo Paquito. ¿Si hubiera sido Paquita habrían hecho lo mismo?

fritus dijo...

Querido amigo Crusán,...Paquito el chocolatero...tiene tarea.

Coincido con el Señor Almazán en que los pasodobles me suenan a toros, y en mi caso es aun peor, me suenan a mili...yo aprendí, como muchos de mi generación, a bailar el pasodoble con un CETME sobre el hombro izquierdo y moviendo el derecho como un automata parriba y pabajo....ya sabe ustel, y sino se lo digo yo, "banderita tueeresrojaaa...banderita tu ereees gualdaaa..." y su inseparable y también insoportable"soldadito epañóoo´soldadito valienteee"...en fin..

Y luego, este en concreto me suena a valenciano...( y ya sabe la manía que desde siempre le tiene la gente a su vecino de al lao) pero a valenciano blavero, que cualquier día le explico lo que es, ...de esos como Fabra, o Camps, pa entendernos...de esos que dicen que la lengua valenciana deriva directamente del mozarabe y que la culpa de todos los males del mundo mundial la tenemos los catalanes, poseso.

En fin, que para un día que pone música que conozco, voy y me explayo así, ,...no me lo tenga en cuenta...voy a buscar entre posts mas anteriores para ver alguno en el que poner una opinión más alegre.

un abrazo Don Crusan..y mantengase alejado de el de la foto que le van a comer el cuerno derecho

Le Croissant Musicien dijo...

Querido Fritus. A mí es que los pasodobles me suenan a pasodobles. Con todo lo que ello lleva. Dicho lo cual no le niego del todo lo de los toros. Ni al señor Almazán, que quede claro. A todo esto, me acabo de acordar de un buen chiste sobre los toros que de no ser porque soy una persona formal le contaría ahora mismo.

Por lo que me cuenta está usted bien "instruido". Brazo parriba y pabajo. Si yo le contara...

Sí, cierto. Le tiene que sonar a valenciano. O mejor dicho a alicantino y fiestas de moros y cristianos (esto creo que ya lo he dicho un poco más arriba).
En la Frikipedia (lugar de consulta más recomendable que la Wikipedia) he encontrado esto. Seguro que le va a gustar.

http://www.frikipedia.es/friki/Blavero

Ha habido alguna entrada anterior con música más chisporroteante que creo que iría mejor con su carácter. Aunque lo mismo me equivoco y tengo que ponerle chilaut ibicenco de ese que suena por su isla.

Salut.

La donna è mobile dijo...

Profunda y sentida interpretación la de la banda municipal de Valencia.

En fin, igual hay que ser de por aquí para desafinar en esto, pero a pesar de que (insisto, los de por aquí) ya sabemos que Paquito el Chocolatero es sinónimo de primos barrigones haciendo equilibrios sobre la línea de la embriaguez absoluta y el morrazo estrepitoso, a pesar de todo eso, digo, con los primeros compases es inevitable no sonreír. Es un tema que inevitablemente lleva a la alegría y en cuyo honor se debería elevar, ¡ahora mismo!, una sonada mascletà.

Sea.

:-)

Pd: grande, muy grande Paquito metido en faena. Inspirador, incluso.

fra miquel dijo...

Pues a mi, el pasodoble no es que me suene a toros o a mili. Es que no me suena, no me levanta ni el ánimo ni otras cosas.
Cuando en fiestas pueblerinas o casamientos familiares sonaban los imprescindibles pasodobles me volvía a mi silla y, con semblante algo distraído, observaba como la demás gente bailaba esa música.
Así que a pesar de una buena interpretación, mi puntuación, como canción del verano, se va aquedar en un 4,50.
Buen fin de semana tenga usted señor Le Croissant, y hágale caso a Fritus; no se acerque al Paquito chocolatero, no sea que se vea untado de chocolate y merendado en un plis plas

La donna è mobile dijo...

¡Que se me habían olvidado los puntales!

8,42

:-)

Le Croissant Musicien dijo...

Donna é mobile. Con la música se es de por aquí, de por allá, de un poco más lejos y de todas partes.
Si el tema le ha llevado a la alegría, perfecto. Que suene la mascletà. Al fin y al cabo, también es música.
Paquito en faena, además de inspirador, es sugerente.
Tomo nota de su nota y reciba una cordial bienvenida.

Saludos.


Fra Miquel. Ya ve que las opiniones sobre el pasodoble son variadas. Eso está bien. Aparte de compartir música, que opinemos y discrepemos sobre ella, es algo que me agrada.
Cuando dice que no le levanta otras cosas doy por supuesto que habla usted de la capucha de su hábito.
Semblante algo distraído. Pero no del todo. No lo niegue.
Anoto su nota y tendré cuidado de no caer en las manos de Paquito.

Un saludo.