08 octubre 2009

De la naturaleza del amor

Vuelvo a encontrar en ti, en la que fuiste
en aquella foto, a aquel, a quien yo era
entonces. El que te amó, quien te tuvo
una vez. ¿Se puede sobrevivir a la belleza?
Quiero decir al contacto,
a la posesión. ¿Existe
la posesión? No lo creo. La entrega
total, sí, la aceptación
sin reciprocidad. La naturaleza
del amor hace imposible la unión de los iguales.
Ha de haber el amante
y el amado. Dar
no es tener. Recibir
no es entregarse. Las cosas
son como son, sin equidad, asimétricas,
inencontrables. Es decir, sí se encuentran,
pero después, mucho tiempo después...
cuando ya no son
ellas, sino aquello que amaron
y lo que las amó.

Johannes Brahms - Concierto para violín y orquesta, Op.77, Adagio
Christian Ferras, violín
Berliner Philharmoniker, Herbert von Karajan

© Polydor 1964


De la naturaleza del amor pertenece al libro de poemas La chica de la bolsa de peces de colores de Eduardo Fraile. Editado por Visor Libros.

6 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Oiga cruasán ¿está usted enamorado?
Está usted atravesando una edad difícil. ¡Cuídese! pero no deje de enamorarse.
Por cierto yo no creo que el amor sea asimétrico, sino complementario. Hala, no podía quedar totalmente de acuerdo con usted.

Salud y República

La Virgen Sobrecogida dijo...

¡Chapeau, jefe! Por el poema de Eduardo Fraile y la música de Brahms.
No sé qué pasa por tu cabeza ni si tiene que ver o no con tu alma de hojaldre y mantequilla. No soy yo quién para andar preguntando. Te pertenece a ti. Pero es hermosa la sinestesia, aunque se le escape un no sé qué de tristeza.
Valió la pena regresar justo en esta entrada. Espero que me readmitas en nómina. Prometo dedicarme sólo a la música religiosa... palabrita de Sobrecogida.

Le Croissant Musicien dijo...

RGAlmazán ¡A usted se lo voy a decir!
Le aclaro que el poema no dice que el amor sea asimétrico. Dice que lo son las cosas. Así en general. Aunque lo de la asimetría del amor es posible. Todo depende del momento o de la situación. El amor es difícil de medir, clasificar, etiquetar y definir.
Usted discrepe que a mí me gusta entrar al trapo.

Quede saludado.


Sobrecogida. Eso. No preguntes. Que seguramente no te responderé.
La sinestesia es real. Ayer mientras leía ese libro en la radio empezó a sonar esa pieza. Y realmente una y la otra encajaban a la perfección.
Dedícate a lo que quieras. No hay problema. Además así me quitas a mí algo de trabajo.

Besos.

La donna è mobile dijo...

Canción de invierno y de verano, de Ángel González.

(Sobre lo de amarse digamos, "a destiempo", existe. Vaya si existe. Es casi lo que más existe, de hecho. Pero alguna vez de algún año se encuentra uno, de verdad y de frente, con otro que está en un momento de su vida parecido, quizá compatible, y ahí pasan cosas la mar de bonitas de pasar.)

Luis García Vegas dijo...

Felicidades por tu blog en su aniversario. Es muy bueno!

Saludos desde Valladolid y muchas gracias por tus comentarios en el blog,

Luis

Le Croissant Musicien dijo...

Donna. Gracias por el enlace y el poema. Casualmente nos echa una mano con la bitácora alguien llamado Angel González. Y para más casualidades en el día del libro de este año me regalaron uno de Ángel González. Imprescindible desde entonces.
Pero jamás en el mismo día. Dice el poema. Y en muchas ocasiones así es. Pero cuando ocurre ese de verdad y de frente del que hablas, se olvida uno enseguida de tantos días de desencuentros.

Un saludo.

Luis. Gracias a ti. Los saludos se quedan en Valladolid.
Y dale una vuelta a la tortilla no se te vaya a quemar.

Un saludo. Y siempre copa. Por supuesto.