13 febrero 2010

De enigmas y máscaras


¿Una máscara? ¿Por qué no? -Se preguntaba desnuda mirando su no rostro frente al espejo- Soy nadie el resto del año. Si ahora me pusiera una sabrían quién puedo ser, cómo puedo ser. Y tal vez, que soy.

La femme nue sans visage - Robert Sgarra


Niccolò Paganini - 20 variazioni su Il Carnevale di Venezia, Op.10
Europe Chamber Orchestra, Franco Tamponi
Salvatore Accardo, violín

© EMI 1992

Robert Sgarra, aquí.

votar

3 comentarios:

Gemma dijo...

Mucho mejor así, ¿dónde va a parar?
Además ha dado Vd. en el clavo: sin máscara no hay rostro. O lo que es igual: el rostro es a la máscara lo que el carácter del ser humano a la constancia y la perdurabilidad.
La tal Mega, que no sé quién es -ya sabrá Vd. con quién se junta-, me dice que le dé un abrazo con máscara, claro.

RGAlmazán dijo...

¿Se puede tener la cara dura sin tener rostro? Me temo que no. Ergo, creo que usted no es La femme nue sans visage.

Salud y República

Le Croissant Musicien dijo...

Gemma. ¿Son las máscaras las que se adaptan a los rostros o viceversa?
Le dice a la tal Mega que sin mascara o mascarilla. Que la gripe ya pasó.

Abrazos.

Almazán. Pero se puede ser un caradura sin tener rostro.

Quede saludado.